Apelar los impuestos a la propiedad, un arma contra la “gentrificación”

por -

Comenta Joseph Berríos, tasador funcionario del Condado de Cook (Cook Country Assesor), Chicago, EEUU junto a su equipo de profesionales expertos.

De acuerdo con el concepto urbano la “gentrificación” alude a la renovación y revitalización de barrios céntricos por el proceso a través del cual hogares de clase media alta remplazan a hogares de menores ingresos, aumentan los valores de la propiedad, se altera el ambiente construido y emerge un nuevo estilo de vida urbana. Tradicionalmente, la apropiación estos sectores se ha iniciado por el boom “cultural” que significa la llegada de jóvenes artistas e intelectuales que buscan de alejarse de los circuitos tradicionales. Esta tendencia es el lado positivo, pues mejora barrios tradicionalmente marginales, sin embargo, se produce un desplazamiento con alto impacto social y cuestionamientos de diversos analistas del área urbana e inmobiliaria.

Un caso emblemático se da en la ciudad de Chicago, EEUU, pues entre 2000 y 2014, unos 19,200 residentes hispanos dejaron el barrio de Logan Square, al noroeste del centro urbano. En el mismo periodo, la población blanca (más adinerada) en el área aumentó en unos 10.340 residentes, según datos del Censo de EEUU.

Actualmente, en ese barrio históricamente hispano, los latinos representan menos del 50% de los residentes, y el alquiler promedio ha subido aproximadamente 10%, año tras año.

Es una historia común, ya que la reurbanización afecta a barrios hispanos a lo largo de Chicago, desde Logan Square a Humboldt Park o Pilsen. Con la llegada de una población más afluente al barrio, los alquileres aumentan y los que no pueden pagar se ven desplazados al oeste, explicó Joseph Berríos, tasador del Condado de Cook.

Pero hay una herramienta clave para quienes intentan resistirse a los incrementos al costo de vivir en esos barrios, la cual es desconocida por muchos dueños de propiedad, y esa es la de apelar sus impuestos de propiedad, según el Tasador.

“La gente que se quiere quedar y quieren pelear (por mantenerse en su barrio), tienen que hacerlo”, explicó Berríos.

Como encargado de determinar los avalúos a la propiedad en el Condado de Cook, y como hijo de padres puertorriqueños que antes tenían una casa en Humboldt Park, Berríos dice que está familiarizado con el desplazamiento.

Explica que el avalúo de viviendas no se hace una por una, sino por área. Tras aumentar el valor promedio de las instalaciones en el barrio, las nuevas construcciones tienden también a aumentar los impuestos de los residentes que han vivido en el área por mucho tiempo.

Pero las inversiones de otras personas en el barrio no necesariamente implican un incremento a la responsabilidad tributaria de todos los dueños de propiedad del vecindario, mencionó el funcionario. Por ejemplo, si su casa es más antigua o necesita reparaciones, los impuestos no serán similares a los de una propiedad nueva, agregó Berríos.

“Aquí en la oficina vienen muchos dueños (de propiedad) con un avalúo de su propiedad que reflejan (los cambios) que ocurren” en su barrio con relación a la valuación de su hogar, dijo Berríos.

En muchos casos, los dueños que apelan ganan una reducción en sus impuestos. De los 397.000 avalúos a propiedades que fueron apeladas después de la tasación de 2012, 60% obtuvo una reducción de impuestos, según la Asociación de Corredores de Bienes Raíces de Chicago.

Pero estas propiedades representan menos del 25% de las más de 1.85 millones de propiedades en el condado.

Además, son los dueños de propiedad en los barrios más acaudalados los que más frecuentemente apelan sus avalúos, según una investigación del Chicago Tribune.

Por esta razón, la oficina de Berríos redobla sus esfuerzos para correr la voz en las comunidades de bajos ingresos de la ciudad, presentando 211 eventos informativos acerca de los impuestos a la propiedad a lo largo del Condado. El 80% de ellos se realizarán en los barrios donde el mercado inmobiliario es más bajo, contó Tom Schaer, agregado de comunicaciones del Tasador Berrios.

Un evento reciente en Cicero atrajo a casi 1.000 personas. Según Berríos, la mayoría de ellos hispanos. La importancia de apelar las propiedades sobrevaloradas fue subrayado nuevamente hace unas semanas, cuando una investigación del periódico Chicago Tribune encontró un patrón de propiedades infravaloradas en los barrios más ricos, mientras las áreas más pobres vieron a menudo sus propiedades sobrevaluadas.

Esos errores hicieron que el financiamiento de los distritos escolares, distritos de agua, parques públicos y los municipios, los cuales sobreviven de los impuestos a la propiedad, cayera aún más sobre los hombros de los propietarios de la clase baja, argumenta el Tribune.

Además, las apelaciones, que según Berríos sirven para corregir los errores de un sistema que no puede revisar todas las propiedades del Condado una por una, exageraron las desigualdades, porque son desproporcionadamente los residentes más afluentes los que se aprovechan de ello, muchas veces ganando alivio tributario para sus propiedades que ya fueron infravaloradas.

En respuesta, Jesús “Chuy” García, comisionado del Condado de Cook, propuso una ordenanza que prohibiría que los abogados que ayudan a realizar estas apelaciones hagan contribuciones a los fondos de campaña de Berríos, ya que el Tribune encontró que Berríos ha recibido varios millones de esos abogados y compañías asociados con ellos.

Por su parte, Berríos rechazó cualquier alusión a que sus contribuyentes de campaña influyen en las apelaciones, calificó a la investigación del Tribune como engañosa y se comprometió a comparecer ante la Junta del Condado para responder a todas las preguntas que surgieron de la investigación.

También citó a un nuevo reporte del Lincoln Institute of Land Policy, organización sin fines de lucro, que va en contra las alegaciones del Tribune, mostrando que el sistema de tasación del condado funciona eficazmente para que los más ricos tengan la mayor responsabilidad tributaria.

A la vez, aseguró que su equipo sigue buscando la manera de mejorar los avalúos.

“¿Somos perfectos? Absolutamente no, pero vamos a seguir mejorando día tras día”, añadió Berríos. “Si la gente cree que su tasación no es justa, que apele”.

Apelar un avalúo a la propiedad es gratis y abierta a todos propietarios. Y no depende en nada de su situación migratoria, aclara Priscila Zepeda, enlace comunitario de la oficina de Berríos.

Las tasaciones son actualizadas cada tres años, y cada municipio del Condado de Cook tiene un calendario definido donde se aceptan las apelaciones cada año. El proceso se puede hacer por internet, por correo o en persona en la oficina, donde hay asesoría en incluso en español.


Fuente principal: Chicago Tribune – julio 2017.

Reportaje y videos de entrevistas en: 

http://www.chicagotribune.com/hoy/chicago/ct-hoy-apelar-los-impuestos-a-la-propiedad-un-arma-contra-la-gentrificacion-20170713-story.html

Reporte del Lincoln Institute of Land Policy:

 

Asatch

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *