Asatch

MIRADA HISTORICA DE LA ASATCH

Si intentamos describir una breve historia de la ASATCH encontraremos varias similitudes con lo sucedido en el planeta tierra en los últimos 30 años, desde 1976 al 2006, en materia de tasación.El perfeccionamiento que la sociedad ha impuesto como exigencias a la eficiencia y expertizaje del tasador profesional crece día a día de manera notoria y notable.

Lo anterior constituye y constituyó no sólo un estímulo para la formación y desarrollo de la ASATCH sino favoreció el reconocimiento en cuanto a que dicho desafío debía y debe necesariamente ser atendido.

El logro de la eficiencia del tasador profesional pasa, entre otras múltiples materias, por perfeccionar a nivel nacional por lo menos, lo siguiente:

  • Atender la formación del formador del tasador.
  • Atender sus necesidades especificas a través de una organización gremial que lo reconozca como tal, lo perfeccione de manera permanente, lo acredite conforme a sus capacidades y especialidades, le otorgue un código ético de actuación, le permita ser representado ante la sociedad nacional e internacional y, le sugiera un arancel para sus actividades profesionales.
  • Atender la formación profesional del tasador a nivel universitario.

Desde un punto de vista de lo sucedido históricamente en nuestro país, hay que comentar que a fines de la década de los 70 llegó al Colegio de Arquitectos un comunicado de la Asociación de Asociaciones de Arquitectos Tasadores Europeos solicitando contactos con la respectiva asociación nacional.

El Directorio del Colegio de Arquitectos de la fecha convocó a una reunión especial a los arquitectos tasadores de la época los que constituyeron un Comité específico el cual, entre sus primeras acciones, intentó integrarse a la Institución europea mencionada sin éxito por cierto al no disponer de una personería jurídica que acreditara a dicho Comité como tal.

Es en las décadas del 80 y del 90 que este Comité de Tasadores inicia el desarrollo de una serie de acciones en beneficio de la construcción de una mejor eficiencia y expertizaje del profesional de la tasación.

Paralelo a ello, un par de Universidades, en Santiago, la Pontificia Universidad Católica de Chile y la Universidad de Chile, dan inicio en la década del 80 a los Cursos de Tasaciones sea mediante las Unidades de Extensión y/o las Escuelas de Post-Grado de sus Facultades de Arquitectura.

Es en el Congreso Nacional de Arquitectos de Chile de 1996 que se abre un espacio a nivel nacional de celebrarse un primer encuentro de arquitectos tasadores. Es allí donde el Comité de la especialidad formuló la necesidad de formalizar la constitución de una Asociación especifica con personería jurídica propia.

Esta iniciativa fue desarrollada y financiada por el Comité de Tasadores, contando para ello con la misma asesoría legal con que contaba el Colegio de Arquitectos. Fue así como se extendió un Estatuto, un Código de Ética y un Reglamento los cuales fueron sometidos a consideración sucesivamente de 3 Directorios distintos de la Orden, de los cuales los dos primeros desafortunadamente no advirtieron las bondades que le significaba al gremio de arquitectos disponer de un organismo de esta naturaleza.

Sin embargo, en 1998 luego de algo más de 20 años de labor gremial, se logró el pleno respaldo de la Autoridad de nuestra Orden para formar la actual asociación, circunstancia que no era imprescindible de conquistarse pero si necesaria desde un punto de vista de unidad gremial.

Es así como el 01 de Diciembre de 1998 se efectuó el Acto Fundacional de la Asociación escogiéndose su primer Directorio (provisorio por sólo 6 meses) y aprobando sus Estatutos en Asamblea General especialmente convocada para estos efectos y con la debida presencia de un ministro de fé y con todas las formalidades reglamentarias que un Acto de esta naturaleza implica.

En estos 7 años a 3 Directorios les ha correspondido dirigir una cantidad importante de actividades entre las que se deben mencionar, por lo menos, las siguientes:

En lo interno:

  • Extensión del Reglamento y del Código de Ética.
  • Expansión, en lo nacional, a las distintas regiones, intentando formar representaciones regional.
  • Formación de un aparato administrativo – contable el cual se encuentra implementado con un equipamiento que se fue complementando en la medida de las disponibilidades económicas.

En lo internacional:

  • Inicio de contactos internacionales con el CIEA, UPAV, SAVAC.
  • Aprobación de incorporación en el CIEA y en UPAV pero aún no perfeccionada.
  • Participación y/o presencia en Congresos de Valuadores (Barcelona, Isla Margarita, Buenos Aires, Río de Janeiro)
  • Aprobación en PFAPA (México) de la formación de la Asociación Panamericana de Arquitectos Tasadores.
  • Presentación en UIA (Beigin) de la formación del Capítulo del Arquitecto Tasador en el seno del organismo, circunstancia que fue aceptada para no desarrollada.

En lo nacional:

  • Establecimiento de presencia, ante la institucionalidad nacional relacionada, del quehacer del tasador.
  • Mantención de una página web y de un Informativo mensual.
  • Extensión de cursos y seminarios de perfeccionamiento.
  • Realización de 2 Congresos Nacionales (Tomé y Panquehue).
  • Proyecto de colaborar en la extensión de la Norma Nacional de Tasación.
  • Convencimiento de lo necesario que es lograr la acreditación del tasador profesional.

Tengo la satisfacción enorme de haber podido vivir y participar en todo este proceso formativo institucional lo que lejos de fomentarme la desafortunada vanidad me llena, en cambio, de un legítimo orgullo ya que estoy consiente, al igual que muchos, que probablemente será sólo en esta mitad de este siglo recién iniciado, que se podrá lograr la eficiencia y el expertizaje del tasador profesional, que de manera cuantitativamente masiva, espera nuestra sociedad. Por cierto lo gremial deberá contar con el imprescindible desarrollo de una docencia universitaria en que la educación continúe su total aplicación.

Alberto Arenas P.
Past-Presidente