Inmobiliarias desarrollan nueva generación de casas de estilo chileno.

por -

Tras ser desplazada por las viviendas de estilo mediterráneo en el gusto de los compradores, las casas de estilo chileno están en proceso de reinvención.

Las inmobiliarias ya han dado algunos pasos en este sentido.

“Nosotros teníamos un desafío puntual: las personas que quieren vivir en sectores suburbanos como por ejemplo Piedra Roja, tienen preferencias por dos tipos de casas: chilenas y mediterráneas. Entonces nos planteamos la pregunta, ¿por qué hacer una o la otra? ¿Por qué no rescatar lo mejor de ambas? Y así nace la casa neochilena. Una vivienda que recoge elementos estéticos y arquitectónicos puramente chilenos como las tejas o la horizontalidad en un piso, pero que a la vez se hace cargo -a través del estilo moderno- de dos debilidades de la casa colonial chilena: la falta de luz y la excesiva compartimentación en sus recintos. Al incorporar elementos contemporáneos en la chilena, le sumamos la sensación de amplitud, profundidad, luz y funcionalidad que le faltaba”, afirma Nicolás Jobet, gerente de Desarrollo Socovesa.

Espacios grandes.

También comenta que la primera casa estilo neochilena de la compañía estará en el proyecto Alkura de Piedra Roja y está pensada acorde a las necesidades de habitabilidad de las familias que buscan vivir ahí.

Además señala que con esta apuesta buscan ampliar la gama de elección de los compradores.

“Las casas mediterráneas son luminosas, los espacios se sienten más grandes de lo que realmente son y tienen un look moderno que les gusta mucho a las personas más jóvenes, a las familias con hijos, que necesitan espacios amplios, prácticos en lo cotidiano y fáciles de habitar. Por eso la arquitectura neochilena es interesante, porque incorpora estos elementos de las casas modernas, pero sobre la base de un estilo muy propio y esencial de nuestra cultura, la tradicional casa chilena”.

Interior y exterior.

Añade que las innovaciones de esta casa “se ven por un lado en la fachada y en el look exterior, donde ambos estilos se fusionan armónicamente, pero también en el interior de la casa. La arquitectura neochilena tiene a la luz natural como uno de sus ejes centrales de diseño, puesto al servicio de la creación de espacios amplios y funcionales. Se incorporaron en también los patios de luz -inspirados en el concepto de patio interior de la casa colonial chilena-, que permiten que en distintos rincones de la casa se integre el interior con el exterior. El juego de alturas es otra innovación y está en el sector living, comedor y cocina, alcanzando los 3 metros en algunas zonas, algo único en la industria”.

A su vez, indica, también le dieron una segunda vuelta a la típica distribución, “que suele concebir los usos de los recintos de forma separada, por compartimentos. Al pensar el diseño desde cómo viven las personas, surgieron sectores integrados como el dressing room , un baño tipo hotel de lujo que se fusionó con un importante walk in closet . En un mismo sector ahora la persona puede ducharse, vestirse, maquillarse y probarse ropa, sin tener que transitar por dos recintos diferentes”.

Además, dice, “el living, comedor y cocina integrados es otro espacio que nace en la casa neochilena y que unifica estos ambientes de uso público y social, permitiendo darles usos más libres. Junto con lograr limpieza visual y una mayor sensación de profundidad, esta zona crea un sector ‘abierto a todos’, pero separado de lo privado, donde están los baños y dormitorios”.

Respecto del exterior, indica que usaron la volumetría de la casa chilena, conservando materiales característicos como las tejas. Por su parte, en las terminaciones predominan las tonalidades tierra, propias del look de casa de campo. “Y en términos de la urbanización, pensamos un proyecto con grandes terrenos -algunos superan los 700 m2 -, donde las casas se emplazan con propiedad, rescatando la horizontalidad de la casa colonial chilena de un piso”.

Por su parte, Jocelyn Pinto, subgerente de Marketing de Inmobiliaria Manquehue, señala que “como inmobiliaria y junto a oficinas de arquitectos y diseñadores comenzamos a retomar este tipo de construcción, porque percibimos una valoración del público por este modelo clásico, y advertimos una creciente demanda, que está resurgiendo en el mercado inmobiliario de primera vivienda en la capital, específicamente en el segmento sobre las 7 mil 500 UF. En definitiva, el factor emocional las trajo de vuelta, por la nostalgia de su estilo y por la calidez que representa su fachada y su colorido. Y además, un aspecto interesante es que las casas llamadas chilenas tienen la particularidad de tener normalmente mejor respuesta a la variación u oscilación térmica”.

Comenta que para satisfacer esta demanda están trabajando en mejoras y en la incorporación de nuevas tendencias en diseño de interiorismo, “de la mano de destacados profesionales, dando como resultado espacios funcionales y luminosos, que tienen todos los beneficios de las casas de estilo moderno y que, además, mantienen la calidez del clásico estilo chileno”.

Afirma que tomaron lo mejor de las casas modernas y lo están incorporando en las chilenas. “Por ejemplo, usamos colores tierra, tonalidad y materiales nobles, diseñamos cocinas integradas, generando un circuito entre el comedor, la cocina y el living; y además, le imprimimos un diseño más limpio y simple, en base al buen vivir moderno”.

A su vez, comenta, algunas de las mejoras específicas se están dando, por ejemplo, en las salas de baño, que ahora lucen un look de hotel. Y asimismo, mejoraron el walk in closet , haciéndolo más funcional, con espacios especialmente diseñados para los accesorios, con lado él y ella, y con iluminación propia.

Comenta que están haciendo estos cambios en los principales proyectos que comercializan actualmente en Piedra Roja: Los Robles, Los Montes y Agua Piedra.

Nueva vida ¿Podrá el estilo chileno reencantar a los compradores?

Yolanda Tejeda, international business manager de Chile Sotheby’s International Realty, cree que aún queda por recorrer, pues las casas del llamado estilo mediterráneo -viviendas modernas de formas cúbicas – “se han impuesto debido a que en su diseño incorporan ventanales más amplios y líneas más limpias que las tradicionales ‘casas chilenas’, lo cual va más en línea con las tendencias de estilo de vida y estética actuales”.

Pero añade la ejecutiva que este estilo de viviendas tienen una gran oportunidad: “Definitivamente, entre nuestros clientes hay una corriente ecológica, cada vez se valora más lo sustentable en la arquitectura y diseño de casas inteligentes con eficiencia energética, aprovechamiento lo natural y la incorporación de materias primas renovables. Apostamos por una nueva tendencia en Chile, donde esta visión eco y sostenible impulsará la renovación de muchas casas chilenas, reencantándonos con su estilo al incorporar materiales sostenibles, eficiencia energética, simplicidad y funcionalidad”.


Fuente: Economía y Negocios, El Mercurio/Propiedades el Mercurio. Mayo 2017.

 

 

Asatch

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *