Migración al sur de Chile por estilo de vida.

por -

La llegada de profesionales jóvenes está transformando el mercado en distintas ciudades, que han visto un impacto en vivienda y comercio, entre otras dimensiones.

Los migrantes por estilo de vida, profesionales chilenos y extranjeros que se trasladan a vivir a ciudades más alejadas del centro del país, de preferencia en el sur, para buscar una mejor calidad de vida, están revolucionando una serie de ciudades que desde hace al menos diez años los están viendo llegar.

Según la investigación “Los migrantes por estilo de vida como agentes de transformación en la Norpatagonia chilena” de la Universidad de La Frontera, este grupo está generalmente compuesto por jóvenes con estudios de postgrado y emprendedores, con capital suficiente para hacerlo, que se asientan en zonas reconocidas por su patrimonio cultural y natural. Pucón, Frutillar, Puerto Varas y Futaleufú son las zonas donde se han concentrado.

A diez años de que este fenómeno se comenzara a registrar, los cambios han sido radicales. Ejemplo de esto es el parque automotriz, donde el aumento ha sido significativo. Si en 2009 en Los Lagos habían 133.474 vehículos en las calles, en 2016 aumentó a 221.263, alza de 66%. En La Araucanía, la expansión fue de 76%, pasando de 128.324 a 225.360 unidades. Como referencia, en la Región Metropolitana el incremento fue de 48%.

Hugo Zunino, director del centro internacional de estudios de la Patagonia y autor del estudio, dice que este desarrollo es beneficioso para las ciudades, siempre y cuando sepan manejarlo.

“La población migrante genera desafíos en términos de infraestructura, servicios urbanos y aglomeraciones, pero también tiene mucho potencial para innovar y desarrollarse”, explica.

El área comercial también ha visto cambios. Si en 2009 había 63 supermercados en La Araucanía (sumando 93.607 metros cuadrados), en junio de este año eran 91 (138.573 m2). En el caso de Los Lagos, actualmente hay 71 establecimientos de este tipo (125.091 m2), 30 más que los 41 de 2009, que sumaban 94.713 m2.

Pese a la expansión, hay dudas de la sustentabilidad económica de estas migraciones, dado que muchos de los nuevos residentes, según la Cámara Nacional de Comercio de Puerto Montt, se han dedicado al comercio informal, quitándole protagonismo a los locales ya establecidos.

“Este tipo de actividades aumenta mes a mes en forma desmedida y descontrolada”, comenta su presidente, Carlos Stange, agregando que es probable que varios supermercados tengan que cerrar. “El aumento fue una apuesta, una sensación de mayor necesidad por la mayor cantidad de gente, pero al final lo ambulante está afectándolos”, dice.

Innovaciones para surgir

El trabajo, formal e informal, de estos migrantes ha ido añadiendo negocios y personas capacitadas para trabajar a las regiones. Entre 2009 y 2017, la fuerza laboral aumentó en 130.000 personas en La Araucanía, con una tasa de ocupación que pasó de 43,7% a 52,6%. En Los Lagos fue un poco menor, pero de todos modos sumó 118.000 personas, con una tasa de ocupación actual de 56,8% (en comparación con el 48,4% de 2009).

¿A qué se dedica mayormente este tipo de migrante? Hace quince años probablemente la respuesta en Los Lagos habría sido “a las salmoneras”, pero hoy la realidad es otra. Los migrantes por estilo de vida no viajan por razones necesariamente de necesidad laboral, sino que buscan actividades distintas de emprendimiento.

“Al final, mezclan sus conocimientos con la cultura local y generan una innovación en la que tanto ellos como la comunidad se ven beneficiados”, explica Zunino.

Si bien no existe una cifra exacta por ciudad sobre esto, en la Asociación de Emprendedores de Chile (Asech) aseguran que, por región, si se ha podido notar el cambio.

“Se ve mucho emprendimiento en el área gastronómica, el turismo y los servicios, aunque últimamente se han ido por temas tecnológicos también, como educación financiera y facturas electrónicas”, explicó la coordinadora regional de la zona sur de la entidad, Gloria Risco.

Según datos de Corfo, entre 2013 y 2016 la actividad emprendedora, medida en la cantidad de proyectos de innovación aprobados, en la Región de Los Lagos creció un 238%, mientras en La Araucanía fue 92%.

Nuevos proyectos y viviendas

Otro rubro que se vio influenciado por la llegada de migrantes fue el sector inmobiliario. Por ejemplo, si en 2013 una vivienda de dos piezas en Puerto Varas, tenía un costo aproximado de 36 UF/m2, en 2016 este precio ascendía a 59,8 UF/m2. La oferta pasó de 345 hogares de este tipo a 762, con 31 proyectos nuevos en este periodo.

En el caso de Pucón, ciudad que solo en 2016 tuvo 13 proyectos inmobiliarios nuevos en sus 1.248 km2 y un total de 45 entre 2013 y 2016, la historia se repite. Los precios de las viviendas de dos piezas pasaron de 43,8 UF/m2 a 67,7 UF/m2 en el mismo periodo, mientras la oferta ascendió de 374 a 1.149 de unidades.

Según el consultor de Tinsa, Esteban Jara, ambas ciudades siguen manteniendo su atractivo turístico por sobre el habitacional, por lo que la mayoría de los proyectos son de segunda vivienda.


Fuente: Diario Financiero, agosto 2017.

Fotos: barracolodge.com, Termas Geométricas de Coñaripe.

Asatch

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *