Modelo “Build to Suit” o “construir a medida” gana terreno en el mercado inmobiliario chileno

por -

Para aumentar la rentabilidad por metro cuadrado y sobrellevar los vaivenes del mercado, el modelo Build to Suit o “construir a la medida” está comenzando a ganar terreno en el mercado inmobiliario de nuestro país.

Se trata de un modelo de negocio donde un gestor inmobiliario construye una propiedad a la medida de las necesidades de un arrendatario para luego arrendársela a largo plazo. Esta experiencia es bastante usada en mercados más desarrollados como España, México o Estados Unidos, donde la tendencia de las empresas es arrendar sus instalaciones, y también los inversionistas inmobiliarios han evolucionado mucho dando flexibilidad de manera de conseguir interesantes rentas de largo plazo.

Esta modalidad requiere un contrato de arriendo con plazo mínimo de 10 años en el cual se fija el canon mensual, los incrementos anuales y las garantías necesarias para soportar el capital invertido. De esta forma una empresa puede estrenar un edificio con la más avanzada tecnología, optimizando el uso de espacio, y aumentando su productividad, por el mismo pago mensual que realiza hoy en sus actuales instalaciones, sin comprometer grandes sumas de su propio capital de trabajo.

De acuerdo a la opinión de consultoras como Colliers, correspondería a un proceso natural de la evolución del mercado inmobiliario, pues el de las oficinas ya es muy competitivo, con lo que las propiedades comerciales (strip center) e industriales (principalmente centros de bodegaje y distribución) comienzan a ser evaluados por las inmobiliarias como una nueva alternativa de inversión

Las ventajas del modelo de negocio

La primera de ellas es que se firman contratos de largo plazo, de 10, 15 o 20 años que permiten absorber eventuales declives económicos, propios de cada ciclo.  La segunda ventaja es que la bodega se encuentra arrendada desde el minuto que está operativa, por lo que nunca está desocupada, o “vacante”. Para el arrendatario representa la comodidad de arrendar un lugar construido especialmente para sus necesidades, que incluye toda la infraestructura y habilitación para el funcionamiento de su proceso productivo, evitándose así tener que invertir capital en comprar una propiedad y habilitarla


Fuente: Elaboración propia Asatch basado en publicación de Economía y Negocios de El Mercurio, Marzo 2016.

ASATCH A.G.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *