OFICINAS BOUTIQUE, EL ADIOS A LAS GRANDES TORRES DE PLANTAS LIBRES.

por -

Estas oficinas son un mercado que está en auge, ya que hoy no sólo se enfocan en cumplir con estándares de calidad para sus arrendatarios, sino que también cuentan con sistemas de eficiencia energética y armonización con el barrio y sus vecinos.

El Gran Santiago tiene cinco distritos principales en el mercado clase Subprime: Santiago Centro, Las Condes Oriente, Huechuraba, Providencia y Vitacura. Cada uno con sus características especiales para cubrir armónicamente las diferentes necesidades de los arrendatarios comerciales, los cuales hoy en día buscan oficinas en la capital. Un ejemplo es el distrito de Vitacura, que se alza como nuevo polo de edificios boutique.

Investigaciones de NAI Sarrà, demuestran que durante el cuarto trimestre de 2013 ingresaron 46.576 m2 de producción de oficinas clase Subprime, en contraste con 3Q/2013, cuando hubo una producción de 9.882 m2 de este tipo de oficinas. La tasa de vacancia promedio fue de 8,5%, lo que representa un aumento de 1,6% con respecto a 3Q/2013, cuando la vacancia llegó a 6,9%. Los precios de venta y arriendo, que varían principalmente según el producto y su entorno, se han mantenido y el pronóstico es que la tendencia siga de esa manera, al menos en lo que resta del año 2014.

Volviendo al tema de edificios boutique; hoy en día Vitacura se presenta como el nuevo polo de oficinas de éste estilo, y cuenta con varios edificios en construcción, como por ejemplo Live Costanera, ARyS, Nueva Vitacura y Edificio MGV, el cual se ubica en calle Espoz con Narciso Goycolea. Este último cuenta con una superficie útil total de 6.500 m2. Dicho edificio emblemático posee una arquitectura vanguardista, la cual incluye un hall de entrada de 5 pisos de altura más un auditorio en el zócalo y una terraza de uso común en el último piso del edificio. Características que se suman al beneficio de encontrarse en la principal comuna de edificios boutique, a pasos del Parque Bicentenario y con un excelente acceso a la Autopista Costanera Norte, alejado lo suficiente de sectores muy congestionados de Santiago.

El edificio MGV es un excelente ejemplo del crecimiento dinámico de edificios de oficinas clase boutique, ya que sus condiciones no sólo cumplen con estándares de comodidad y seguridad para sus arrendatarios, sino que también se construye en base a parámetros poco invasivos con el entorno y los vecinos, es decir, es una edificación amigable con el barrio y el medio ambiente, ya que está en proceso de certificación LEED Gold, un sistema que mide, entre otras cosas, el uso eficiente de la energía, el agua, la correcta utilización de materiales, el manejo de desechos en la construcción y la calidad del ambiente interior en los espacios habitables.

“Hoy en día, en un mercado cada vez más competitivo, factores claves para diferenciar y beneficiar el arriendo de un edificio subprime, son la ubicación privilegiada en un entorno humano, eficiencia energética y el uso de tecnología avanzada, para cumplir a largo plazo con las expectativas de los arrendatarios”, acentúa Torsten Richter, Jefe Analista de NAI Sarrà.


Fuente: MG Consulting – agosto 2016

ASATCH A.G.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *