¿Qué es y cómo se calcula el valor venal de un vehículo?

por -

Cuando hablamos en abstracto del valor venal de un vehículo nos referimos al monto que puede percibir el propietario de un vehículo usado cuando lo vende. De hecho, el valor venal no es más que el precio que puede alcanzar éste en el mercado en función básicamente de cuál sea su antigüedad, su estado de conservación, y también en función de las leyes del mercado. Por lo tanto, es un dato importante cuando hablamos de vender un automóvil en el mercado de segunda mano.

Aplicado al terreno de las indemnizaciones de las aseguradoras, el valor venal se trata como el valor de venta que tiene el vehículo en el momento anterior a un siniestro vial. Sin embargo, esta equiparación no se utiliza siempre. Esto nos lleva a la necesidad de diferenciar el valor venal de un coche del valor de reposición que tiene ese mismo coche, o de distinguir entre el valor venal de un coche frente al valor venal mejorado, o frente al valor de nuevo de un coche.

Veamos cuáles son las diferencias.

El valor venal de un automóvil no es un valor de nuevo

Como es lógico, el valor venal de un no puede ser el valor de nuevo , pues el valor venal tiene en cuenta, entre otros factores, la antigüedad del vehículo, mientras que el valor de nuevo es el valor que tuvo el vehículo cuando salió por primera vez del concesionario, incluyendo tanto el transporte como los impuestos que le fueran de aplicación en el momento de la compra.

En caso de que una aseguradora indemnice por el valor de nuevo de un vehículo, esto significa que pagarán tal cual la factura de un coche nuevo, incluyendo los elementos opcionales que estuvieran consignados en la póliza. Si el coche ya no se fabrica, pagarán la cantidad correspondiente al modelo equivalente que lo sustituya. Este pago se puede realizar en capital (en dinero) o en especie (un coche), según lo elija el asegurado.

El valor de reposición frente al valor venal

Debemos tener claro 3 conceptos

Valor de mercado o reposición: La compañía indemniza al propietario con el valor del coche en caso de ser comprado en el momento del siniestro, es decir, paga un coche de segunda mano. Este importe incluye las mismas características, antigüedad y kilometraje del vehículo.

Valor Venal: Se diferencia del valor de mercado o reposición en un factor sencillo: la compañía indemniza al asegurado con el valor del coche en caso de ser vendido en el momento del siniestro. Esta tasación se hace en función a unos baremos que respetan las características y antigüedad del coche.

Valor Venal mejorado: Además de las ventajas relacionadas al valor venal, se mejora la indemnización incrementando una cantidad determinada (véase las Condiciones Generales de su póliza), aunque otras compañías prefieren aplicar un valor real de compra o mejoran esta póliza de un modo diferente.

¿Entonces, cómo se calcula el valor venal de un automóvil?

Se tienen en cuenta, entre otros factores, las cuantías oficiales que determina el Ministerio de Hacienda en algunos países o SII para nuestro caso, además de los datos de las últimas ventas de los distribuidores y la fecha de primera matriculación del vehículo, que en definitiva es la que determina la antigüedad de este. A partir de ahí, se busca la marca, el modelo y en su caso la versión, y obtenemos el valor correspondiente y que se compone en función de los años que tenga el vehículo:

0451.tabla1

Estos porcentajes se aplican en turismos, todoterrenos y motocicletas ya matriculados. Sobre el importe que resulte del cálculo, debe reducirse al 70 % el valor venal de un coche que se haya dedicado exclusivamente y durante más de seis meses a alguna de las siguientes actividades: enseñanza de conductores, alquiler de vehículos sin conductor o taxi.


 

Fuente: Elaboración propia Asatch diciembre 2015.
Base bibliográfica http://www.motorpasion.com/industria, http://www.motorafondo.net

ASATCH A.G.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *